“…Situado en la Calle Padilla 42, en el corazón del barrio de Salamanca, este local ha abierto sus puertas hace bien poco. Pese a ello, ya es un referente del barrio, cuyos vecinos copan las pocas mesas de la tienda para disfrutar desde bien temprano de unos pastelitos y unos macarons que le hacen sombra a los de la parisina Ladureé. A mi amiga la conquistó su galán, sin duda, pero también los pastelitos de chocolate con pistacho, las tartaletas de limón y el carrot cake, una verdadera delicia. Todo ello acompañado de un café recién molido importado de Honduras, servido por Cristina Franco y Arlette Siwady, que son las dueñas y el alma viva de la tienda. Ambas son graduadas de la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu, lo que explica la calidad de los productos que salen de su obrador….”

Luis Rey
Voz populi