Tarta Croquembouche (pièces montées)Tarta Croquembouche (pièces montées)Tarta Croquembouche (pièces montées)

TARTA CROQUEMBOUCHE

El croquembouche es un pastel de origen francés. Croque-en-bouche, cuya traducción literal significa que “cruje en la boca”.

Se trata del más popular de las denominadas Pièce Montée, un pastel de gran tamaño presentado de manera ornamental y decorativa, imitando con frecuencia estructuras arquitectónicas.

Esta pieza de pastelería está elaborada con profiteroles rellenos de crema que se van montando hasta formar un cono de gran altura. La base puede ser una tarta o directamente el recipiente donde vayan a ser servidos.

El relleno tradicional de los profiteroles es la crema pastelera o chantilly pero, actualmente, existen otras alternativas como la nata, el chocolate, otras cremas o frutos secos…

En cuanto a la manera de unirlos se les da a los profiteroles un suave baño de almíbar a punto de caramelo y, desde este modo, se va montando el pastel con la forma cónica característica hasta la altura deseada. Esta forma de unir los profiteroles le proporciona ese toque crujiente, que le da el nombre al pastel.

Una vez hecha la torre la decoración final puede ser variada, desde los hilos de caramelo hasta fruta fresca, escarchadas, flores o piezas de chocolate.

Este tipo de “obras de arte” tan atractiva y visual es muy solicitada en fiestas como comuniones, bodas, cumpleaños o bautizos.

Actualmente, también han surgido alternativas diferentes a la hora de hacer el croquembouche y, en lugar de usar profiteroles, también es frecuente encontrar estas

llamativas torres elaboradas con mazapanes o macarons.

¿Conoces su origen?

El Croquembouche data del siglo XVIII popularizándose entre la nobleza francesa en sus célebres reuniones como las bodas; cada invitado llevaba un profiterol y la idea era realizar una torre entre todos que, según dictaba la tradición del momento, cuanto mayor fuese la torre, mayor sería la felicidad y bienestar de la pareja.

Fue Antoine Carême (1784-1833), pastelero y chef francés conocido como “Rey de cocineros y cocinero de reyes” quien popularizó este pastel y su forma arquitectónica, tal y como la conocemos hoy.

TARTA CROQUEMBOUCHE

El croquembouche es un pastel de origen francés. Croque-en-bouche, cuya traducción literal significa que “cruje en la boca”.

Se trata del más popular de las denominadas Pièce Montée, un pastel de gran tamaño presentado de manera ornamental y decorativa, imitando con frecuencia estructuras arquitectónicas.

Esta pieza de pastelería está elaborada con profiteroles rellenos de crema que se van montando hasta formar un cono de gran altura. La base puede ser una tarta o directamente el recipiente donde vayan a ser servidos.

El relleno tradicional de los profiteroles es la crema pastelera o chantilly pero, actualmente, existen otras alternativas como la nata, el chocolate, otras cremas o frutos secos…

En cuanto a la manera de unirlos se les da a los profiteroles un suave baño de almíbar a punto de caramelo y, desde este modo, se va montando el pastel con la forma cónica característica hasta la altura deseada. Esta forma de unir los profiteroles le proporciona ese toque crujiente, que le da el nombre al pastel.

Una vez hecha la torre la decoración final puede ser variada, desde los hilos de caramelo hasta fruta fresca, escarchadas, flores o piezas de chocolate.

Este tipo de “obras de arte” tan atractiva y visual es muy solicitada en fiestas como comuniones, bodas, cumpleaños o bautizos.

Actualmente, también han surgido alternativas diferentes a la hora de hacer el croquembouche y, en lugar de usar profiteroles, también es frecuente encontrar estas

llamativas torres elaboradas con mazapanes o macarons.

¿Conoces su origen?

El Croquembouche data del siglo XVIII popularizándose entre la nobleza francesa en sus célebres reuniones como las bodas; cada invitado llevaba un profiterol y la idea era realizar una torre entre todos que, según dictaba la tradición del momento, cuanto mayor fuese la torre, mayor sería la felicidad y bienestar de la pareja.

Fue Antoine Carême (1784-1833), pastelero y chef francés conocido como “Rey de cocineros y cocinero de reyes” quien popularizó este pastel y su forma arquitectónica, tal y como la conocemos hoy.

TARTA CROQUEMBOUCHE

El croquembouche es un pastel de origen francés. Croque-en-bouche, cuya traducción literal significa que “cruje en la boca”.

Se trata del más popular de las denominadas Pièce Montée, un pastel de gran tamaño presentado de manera ornamental y decorativa, imitando con frecuencia estructuras arquitectónicas.

Esta pieza de pastelería está elaborada con profiteroles rellenos de crema que se van montando hasta formar un cono de gran altura. La base puede ser una tarta o directamente el recipiente donde vayan a ser servidos.

El relleno tradicional de los profiteroles es la crema pastelera o chantilly pero, actualmente, existen otras alternativas como la nata, el chocolate, otras cremas o frutos secos…

En cuanto a la manera de unirlos se les da a los profiteroles un suave baño de almíbar a punto de caramelo y, desde este modo, se va montando el pastel con la forma cónica característica hasta la altura deseada. Esta forma de unir los profiteroles le proporciona ese toque crujiente, que le da el nombre al pastel.

Una vez hecha la torre la decoración final puede ser variada, desde los hilos de caramelo hasta fruta fresca, escarchadas, flores o piezas de chocolate.

Este tipo de “obras de arte” tan atractiva y visual es muy solicitada en fiestas como comuniones, bodas, cumpleaños o bautizos.

Actualmente, también han surgido alternativas diferentes a la hora de hacer el croquembouche y, en lugar de usar profiteroles, también es frecuente encontrar estas

llamativas torres elaboradas con mazapanes o macarons.

¿Conoces su origen?

El Croquembouche data del siglo XVIII popularizándose entre la nobleza francesa en sus célebres reuniones como las bodas; cada invitado llevaba un profiterol y la idea era realizar una torre entre todos que, según dictaba la tradición del momento, cuanto mayor fuese la torre, mayor sería la felicidad y bienestar de la pareja.

Fue Antoine Carême (1784-1833), pastelero y chef francés conocido como “Rey de cocineros y cocinero de reyes” quien popularizó este pastel y su forma arquitectónica, tal y como la conocemos hoy.